EL ENTREMÉS


Pene, manual del usuario
Greg Dervin

Seguramente tú, o alguien que tú conoces, posee un pene. Tener un pene puede ser muy divertido: está localizado en el exterior del cuerpo, y difícilmente se puede esconder; es fácil jugar con él, y hasta adictivo; nos permite orinar parados, lo que se agradece a la orilla de la carretera. Pero algunas veces tener un pene puede ser algo fastidioso. Veamos algunas de las preocupaciones que tienen los jóvenes respecto a sus penes.

Tamaño
Una de las preocupaciones de muchos adolescentes (y también de adultos) es el tamaño de su pene. Muchos hombres quieren saber, "¿lo tengo pequeño?" Durante la pubertad, el pene de un muchacho se vuelve más grande, aunque rara vez al punto que él lo desea. No hay edad fija para ello, pero este cambio les sucede a todos. No hay un tamaño normal para ninguna edad, pero la medida de 90 por ciento de todos los penes adultos, erectos o duros, oscila entre 12 y 18 centímetros. Cuando está flácido, el tamaño del pene de un muchacho tampoco tiene que ver con su longitud cuando está erecto. Penes que son pequeños al estar fláccidos, al ponerse erectos tienden a crecer más que los penes que son más grandes cuando están fláccidos.

Erecciones
Cuando un hombre se siente excitado sexualmente, la sangre fluye hacia el pene más rápido de lo que lo hace a otras partes del cuerpo (esto se llama vaso congestión), lo que provoca la erección. Algunas veces, las erecciones pueden suceder en cualquier momento. Por ejemplo, cuando estás tomando un examen de matemáticas y de repente se te pone duro. ¿Será que te excitan las matemáticas? Es poco probable. Lo que tienes es una erección espontánea, que te puede causar pena. Pueden desaparecer bastante rápido si las ignoras. Puedes cantar una canción en tu cabeza o decir el alfabeto al revés para distraerte. Esto le pasa con frecuencia a un adolescente porque está produciendo muchas hormonas. No te preocupes, las erecciones espontáneas se vuelven menos frecuentes a medida que vas creciendo. También parecen sucederle menos a hombres que han eyaculado recientemente por haberse masturbado o por haber tenido relaciones sexuales con una compañera o un compañero.

Circuncisión
¿Estás o no circuncidado? Más importante aún, ¿importa? Generalmente la circuncisión (eliminación del prepucio) se realiza después del nacimiento. Aproximadamente 60 por ciento de los varones en Estados Unidos son circuncidados cuando nacen. Por lo tanto, son casi igual de comunes los penes circuncidados y los que no lo están. Los dos funcionan de la misma forma, sólo se ven diferente. Pero los muchachos que no tienen el pene circuncidado necesitan jalar el prepucio para atrás cuando orinan, cuando se ponen un condón y cuando se lavan. Estén circuncidados o no, el lavado del pene es muy importante.

Sueños húmedos
¿Alguna vez te has levantado por la mañana y te das cuenta que has eyaculado mientras dormías? Esto se llama un sueño húmedo y es completamente normal. Mientras dormías tu pene se endureció y eyaculaste. La mayoría de los muchachos tienen sueños húmedos de vez en cuando. A medida que vayas creciendo y tus hormonas se regulen, los tendrás cada vez menos.

Bolas hinchadas
Es un término informal para describir una molestia en los testículos. Esto puede ocurrir cuando un hombre tiene una erección y no eyacula. Piensa en todas esas veces que tuviste una erección durante tu clase. Posiblemente se sentía un poco incómodo, pero la incomodidad desapareció tan rápido como la erección.

Masturbación
La mayoría de los muchachos y las muchachas se masturban. La masturbación es tocarse los genitales para recibir placer. ¿Por qué se masturban las personas? ¡Porque se siente rico! ¿Pero adivina qué? También hay otros beneficios. La masturbación es una de las mejores formas de aprender sobre tu cuerpo y descubrir qué te da placer sexualmente. Esto no sólo es agradable por sí, también hace más fácil enseñarle a una compañera o a un compañero cómo le gusta a uno que lo toquen. Lo mejor de todo es que la masturbación es el sexo más seguro: no hay preocupaciones de embarazo o infecciones de transmisión sexual (ITS). No causa ceguera, ni crecen pelos en las palmas de las manos, no da locura ni cualquier otro mal terrible que hayas oído. Y sí reduce el estrés. La mayoría de los muchachos se masturban poniendo su mano sobre el pene (el puño alrededor del pene) y moviendo su mano para arriba y para abajo. Sin embargo, hay muchas formas de masturbarse y se puede hacer con o sin un(a) compañero(a). La masturbación ha tenido mala reputación por siglos. ¡Hasta hubo un tiempo que se consideraba tan malo o peor que la violación! ¡Pero lo bueno es que esos días ya pasaron y que la masturbación se considera algo normal y saludable para quienes tienen penes y, por supuesto, también para quienes no los tienen!

Traducido por Emi Canahuati

FUENTE: Suplemento LETRA S, Periódico La jornada, Noviembre 7 de 2002